Marko Rodin ha descubierto la fuente de la no descomposición del giro del electrón. Aunque los científicos saben que todos los electrones en el universo giran nunca han descubierto el origen de este giro. Rodin lo ha hecho. Ha descubierto la base geometríca del universo, la fábrica del tiempo en sí mismo. Lo ha hecho mediante la reducción de todas las matemáticas superiores – cálculo, geometría, matemática escala – a una matemática de discretos números.